Home / OMS / Enfermedad por el virus del Ebola — República Democrática del Congo

Enfermedad por el virus del Ebola — República Democrática del Congo

La semana pasada se produjo un acusado aumento del número de casos de enfermedad por el virus del Ebola (EVE) en la República Democrática del Congo. En los últimos 21 días (13 de marzo – 2 de abril de 2019), 57 áreas sanitarias de 12 zonas sanitarias notificaron nuevos casos; se trata del 42% de las 135 áreas sanitarias afectadas hasta la fecha (cuadro 1 y figura 2). Durante este periodo se notificaron un total de 172 casos confirmados en Katwa (50), Vuhovi (34), Mandima (28), Masereka (18), Beni (13), Butembo (12), Oicha (8), Kayna (3), Lubero (3), Kalunguta (1), Bunia (1) y Musienene (1). La OMS y sus asociados seguirán adaptando nuestras estrategias y reforzando las medidas de respuesta para limitar la propagación ulterior de la EVE en estas áreas sanitarias.

Hasta el 2 de abril se habían notificado en total 1100 casos confirmados y probables de EVE, de los cuales 690 fueron mortales (tasa de letalidad del 63%). De los 1100 casos notificados de los que se sabe la edad y sexo, el 58% (633) eran mujeres y el 29% (320) niños menores de 18 años. El número de profesionales sanitarios afectados ha aumentado a 81 (7% del total de casos), de los que 27 han muerto.

Hasta la fecha, un total de 338 pacientes de EVE atendidos en centros de tratamiento del ebola han sido dados de alta. Como parte de un programa más amplio para proporcionar atención a los supervivientes del ebola y crear una capacidad de respuesta local sostenible, esta semana se llevó a cabo un curso teórico y práctico de capacitación sobre atención oftálmica en Beni gracias a los esfuerzos conjuntos de la OMS, el Ministerio de Salud y un equipo de oftalmólogos de la Universidad de Emory y la Universidad de Carolina del Norte. En el curso práctico sobre atención oftálmica se realizaron pruebas de cribado a 252 supervivientes de la EVE y se capacitó a 10 oftalmólogos nacionales para proporcionaran atención oftálmica de nivel superior en sus comunidades. Los comentarios al respecto proporcionados por los prestadores nacionales de atención de la salud y los supervivientes participantes fueron en su inmensa mayoría positivos. Cabe destacar algunos de los hallazgos clínicos observados en la cohorte presente de supervivientes de la EVE. El equipo observó que ciertas complicaciones como la uveítis se daban en niveles inferiores a los registrados en los casos del brote de EVE de 2014-2016 en África occidental.

Los días 25 y 26 de marzo se celebró en Goma una reunión de asociados en materia de comunicación de riesgos e implicación de la comunidad en la que participaron más de 80 personas en representación de los diferentes asociados involucrados en la respuesta al brote. El debate se centró en las estrategias de participación que han funcionado en el pasado, lo que funciona actualmente sobre el terreno y lo que es necesario mejorar para aprovechar los logros actuales y abordar los retos futuros.

El reciente cambio de orientación en la estrategia de respuesta para promover una mayor participación e implicación por parte de las comunidades afectadas está empezando a producir resultados. Aunque la reticencia y desconfianza de la comunidad siguen presentes en ciertas áreas alrededor de Butembo y Katwa, en otras áreas se observó una notable disminución de la resistencia a la presencia de trabajadores intervinientes en la respuesta. Los esfuerzos diligentes por colaborar con los comités comunitarios mediante el diálogo directo dieron lugar a la reapertura del centro de tratamiento del ebola en Katwa, con lo que el número total de establecimientos operativos que prestan atención es de seis centros de tratamiento del ebola en Beni, Butembo, Goma, Komanda y Mangina y seis centros de tránsito en Beni, Bunia, Katwa, Kayna, Bwanasura y Oicha. También se está adoptando un enfoque más proactivo para investigar y resolver los incidentes en las comunidades y, de este modo, minimizar el riesgo de malentendidos y mitigar las posibles fuentes de desconfianza entre los residentes locales y los prestadores de atención sanitaria.

El aumento del número de casos esta semana pone de relieve el difícil entorno en el que se está produciendo el brote, así como la multitud de desafíos cambiantes a los que se enfrenta diariamente la respuesta al brote. Es preciso perseverar en un enfoque holístico que incluya la aplicación rigurosa de medidas de eficacia probada para romper las cadenas de transmisión, en particular el rastreo de contactos, la vacunación continua de los contactos de alto riesgo y los esfuerzos persistentes para promover la participación de la comunidad, con el fin de frenar la propagación de la EVE en la República Democrática del Congo.

Figura 1: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola por semana de inicio de la enfermedad, datos hasta el 2 de abril de 2019*

*Los datos de las últimas semanas están sujetos a demoras en la confirmación y notificación de casos, así como a la depuración de datos en curso..

Figura 2: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola por áreas sanitarias de las provincias de North Kivu e Ituri (República Democrática del Congo), datos hasta el 29 de marzo de 2019

Cuadro 1: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola y número de áreas sanitarias afectadas por zona sanitaria de las provincias de North Kivu e Ituri (República Democrática del Congo), datos hasta el 2 de abril de 2019**

**El número total de casos y áreas afectadas durante los últimos 21 días se calcula en función de la fecha de la primera alerta de los casos, que puede diferir de la fecha de confirmación y de la fecha del parte diario notificado por el Ministerio de Salud.

Respuesta de salud pública

Para obtener más información sobre las medidas de respuesta de salud pública adoptadas por el Ministerio de Salud, la OMS y los asociados, consulte los últimos informes de situación publicados por la Oficina Regional de la OMS para África:

Evaluación del riesgo por la OMS

La OMS monitorea constantemente los cambios en la situación y el contexto epidemiológicos del brote para asegurarse de que el apoyo a la respuesta esté adaptado a las circunstancias cambiantes. En la última evaluación se concluyó que los niveles de riesgo nacionales y regionales siguen siendo muy altos, mientras que los niveles de riesgo mundiales siguen siendo bajos. Los ataques contra centros de tratamiento del ebola en Katwa y Butembo fueron los primeros ataques organizados a gran escala dirigidos directamente contra la respuesta al ebola, y tuvieron una magnitud diferente a la de los episodios de desconfianza en las comunidades o a la de los peligros derivados del fuego cruzado entre las partes en conflicto. Además, la persistencia de focos de desconfianza en la comunidad, exacerbada por las tensiones políticas y la inseguridad, ha dado lugar a demoras y suspensiones temporales recurrentes de las actividades de investigación de casos y respuesta en las áreas afectadas, lo que ha reducido la eficacia general de las intervenciones. La alta proporción de muertes entre los casos confirmados notificadas por la comunidad, las demoras persistentes en la detección de casos y su aislamiento en centros de tratamiento del ebola, y las dificultades para notificar y responder oportunamente a los casos probables aumentan la probabilidad de que se produzcan nuevas cadenas de transmisión en las comunidades afectadas y de que se incremente el riesgo de propagación dentro de la República Democrática del Congo y a los países vecinos, así como el riesgo de aumento de los movimientos de población previstos durante los períodos de mayor inseguridad.

Consejos de la OMS

Tráfico internacional: Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS aconseja no restringir los viajes a la República Democrática del Congo ni el comercio con este país. Actualmente no existe ninguna vacuna autorizada para proteger a las personas frente al virus del Ebola. Por tanto, el requisito de tener un certificado de vacunación contra el virus del Ebola no constituye una base razonable para restringir los desplazamientos transfronterizos o la expedición de visados a los pasajeros que salen de la República Democrática del Congo. La OMS sigue vigilando de cerca y, de ser necesario, verificando las medidas con respecto a los viajes y al comercio en relación con este evento. En la actualidad, ningún país ha aplicado medidas relativas a los viajes que interfieran significativamente con el tráfico internacional hacia la República Democrática del Congo y desde este país. Los viajeros deben solicitar asesoramiento médico antes de viajar y observar prácticas adecuadas de higiene.

Se puede obtener más información en:

1El número de casos puede cambiar debido a la reclasificación en curso, a la investigación retrospectiva y a la disponibilidad de los resultados de las pruebas de laboratorio.

Artículo Original

Check Also

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) ⎯ Omán

Entre el 12 y el 18 de febrero de 2019, el Centro Nacional de Enlace ...

Close

Salud se escribe con V está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache