Home / OMS / Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) ⎯ Omán

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) ⎯ Omán

Entre el 12 y el 18 de febrero de 2019, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Omán notificó ocho nuevos casos de infección por el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV): cuatro en la gobernación de Ach-Charqiya del Sur y otros cuatro en la de Al-Batina del Norte, donde se ha detectado recientemente un grupo de casos. En el siguiente archivo de Excel se proporcionan más detalles sobre estos casos.

Desde el 27 de enero de 2019, Omán ha notificado 13 casos de MERS, nueve de ellos en la gobernación de Al-Batina del Norte (de cinco de ellos ya se informó en el boletín publicado el 11 de febrero de 2019) y cuatro en la de Ach-Charqiya del Sur.

Se está llevando a cabo una investigación sobre la exposición de los afectados a factores de riesgo conocidos durante los 14 días anteriores a la aparición de los síntomas.

A nivel mundial, desde 2012 hasta el 18 de febrero de 2019 se han notificado a la OMS 2357 casos de infección por MERS-CoV confirmada mediante pruebas analíticas, de los cuales 820 han sido mortales. El primer caso en Omán se remonta a 2013. Desde entonces, se han registrado en total 24 casos, con siete víctimas mortales.

Las cifras mundiales abarcan el número total de casos confirmados en laboratorio notificados hasta la fecha a la OMS en virtud del RSI. En el número total de defunciones se incluyen aquellas de las que la OMS ha sido informada hasta ahora a través del seguimiento con los Estados Miembros afectados.

Respuesta de salud pública

Se está realizando la secuenciación del genoma completo a partir de muestras de los casos. Hasta el 21 de febrero se ha examinado a todos los contactos detectados (familiares y trabajadores sanitarios): 69 contactos de pacientes de Al-Batina del Norte y 57 contactos de pacientes de Ach-Charqiya del Sur. El Ministerio de Salud hace un rastreo y un seguimiento de todos los contactos identificados durante 14 días a partir de la fecha de la exposición, con arreglo a las directrices nacionales y de la OMS relativas a esta infección. Todas las pruebas de RT-PCR realizadas a todos los contactos de los infectados han dado negativo.

El Ministerio de Agricultura ha sometido a pruebas a los dromedarios en las explotaciones de uno de los pacientes, pero aún no se conocen los resultados.

El Ministerio de Salud ha reforzado las medidas de prevención y control de infecciones en los servicios de emergencia, sobre todo en las zonas donde se realizan pruebas de cribado. Se han elaborado y difundido materiales de educación y sensibilización sanitarias entre los trabajadores sanitarios, los pacientes y los visitantes.

Además, se ha contactado con los familiares de los infectados por el MERS-CoV y se les ha informado sobre el virus y sobre las medidas que deben tomar para no contagiarse. También se han intensificado los esfuerzos por mejorar la concienciación en materia de salud pública entre los ciudadanos, aumentando la información transmitida a través de los medios de comunicación.

Evaluación del riesgo por la OMS

La infección por el MERS-CoV puede causar una enfermedad grave y una elevada morbimortalidad. Las personas se infectan por contacto directo o indirecto con dromedarios. Está demostrado que el MERS-CoV puede transmitirse de persona a persona, sobre todo por el contacto próximo y sin protección con pacientes infectados. Hasta la fecha, la transmisión de persona a persona no ha sido sostenida y se ha producido sobre todo en entornos asistenciales.

La notificación de nuevos casos no modifica la evaluación general del riesgo. La OMS prevé que se sigan notificando nuevos casos de infección por MERS-CoV en Oriente Medio y que haya personas que lleven la enfermedad a otros países tras haberla contraído por exposición a dromedarios, productos animales (por ejemplo, leche de camella sin hervir) o personas infectadas (por ejemplo, en entornos asistenciales). La OMS continúa observando la evolución de la situación epidemiológica y realizando evaluaciones del riesgo basadas en las informaciones más recientes.

Consejos de la OMS

De acuerdo con la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a los Estados Miembros a mantener la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas y examinar exhaustivamente cualquier patrón inusual.

Las medidas de prevención y control de las infecciones son esenciales para evitar la propagación de las infecciones por MERS-CoV en los centros sanitarios. No siempre es posible diagnosticar rápidamente el MERS-CoV en los enfermos, puesto que, como ocurre con otras infecciones respiratorias, sus síntomas iniciales no son específicos. Por consiguiente, los profesionales sanitarios deben adoptar las precauciones habituales con todos los pacientes, independientemente de su diagnóstico. Además, se debe prevenir la transmisión por gotículas al atender a cualquier paciente con síntomas de infección respiratoria aguda; cuando se trate de un caso confirmado o probable de infección por MERS-CoV, se deben proteger los ojos y seguir las precauciones para evitar el contagio. Cuando se practiquen intervenciones que generen aerosoles se deben tomar las precauciones necesarias para prevenir la transmisión por la vía aérea.

La detección, el manejo y el aislamiento de los casos de forma precoz, combinados con medidas adecuadas de control y prevención de la infección, pueden prevenir la transmisión del MERS-CoV entre personas.

Dado que aproximadamente el 20% de los casos de infección por MERS-CoV se clasifican como leves o asintomáticos, la OMS recomienda que, de ser posible, se lleve a cabo una detección y un seguimiento exhaustivos de todos los contactos de pacientes infectados con el MERS-CoV, y que se les realicen pruebas a todos, con independencia de si han presentado o no síntomas. No se conoce bien cómo se puede transmitir el virus a partir de usuarios asintomáticos, pero se ha demostrado que pueden contagiar a otras personas.

La gravedad de la enfermedad causada por este virus es mayor en las personas con enfermedades crónicas. diabetes, insuficiencia renal, neumopatías crónicas o inmunodepresión. Por consiguiente, estas personas deben evitar el contacto con animales, en particular con camellos, cuando acudan a explotaciones agropecuarias, mercados o establos situados en zonas en las que pueda estar circulando el virus. Hay que adoptar medidas higiénicas generales, como lavarse siempre las manos antes y después de tocar animales, y evitar el contacto con animales enfermos.

Además, se deben observar las prácticas de higiene alimentaria. No se ha de beber leche u orina de camello sin hervir ni comer carne que no esté bien hecha.

La OMS no aconseja realizar cribados especiales en los puntos de entrada ni imponer restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.

Artículo Original

Check Also

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) — Omán

Entre el 27 y el 31 de enero de 2019, el Centro Nacional de Enlace ...

Close

Salud se escribe con V está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache