Home / OMS / Enfermedad por hantavirus – República de Panamá

Enfermedad por hantavirus – República de Panamá

El Ministerio de Salud de Panamá ha informado a la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) de un aumento de los casos de infección por hantavirus en la provincia de Los Santos (República de Panamá). Entre el 1 de enero y el 22 de diciembre de 2018 se han notificado en todo el país un total de 103 casos confirmados de enfermedad por hantavirus, 99 de ellos en la provincia de Los Santos. De estos casos, 51 se clasificaron como fiebre por hantavirus1 (FH) sin síndrome pulmonar y 48 se clasificaron como síndrome pulmonar por hantavirus2(SPH), entre los que se incluían cuatro víctimas mortales.

De los 51 casos de FH, el 41% eran mujeres, el 55% tenían entre 20 y 59 años y el 76% se manifestaron entre junio y noviembre de 2018.
De los 48 casos de SPH, el 56% eran mujeres, el 67% tenían entre 20 y 59 años y más de la mitad de los casos se manifestaron en febrero de 2018 (17%) y entre junio y septiembre de 2018 (42%).
Entre los casos de SPH se notificaron cuatro víctimas mortales (dos mujeres y dos hombres, todos ellos mayores de 60 años).

Los casos se confirmaron por pruebas serológicas y de reacción en cadena de la polimerasa (PCR).3. Se determinó por secuenciación que el tipo de virus asociado con el brote actual es el virus Choclo, que se aisló por primera vez en 1999 al oeste de la República de Panamá.

Desde 1999 vienen notificándose casos de enfermedad por hantavirus en la República de Panamá (Figura 1). En los últimos cinco años, se tiene constancia de transmisión en las provincias de Los Santos, Herrera, Veraguas y Coclé. Durante 2018 se han notificado casos en las provincias de Los Santos (99 casos,Figura 2), Herrera (dos casos), Coclé (un caso) y Veraguas (un caso)(Figura 3). Dado que los roedores silvestres son reservorio del hantavirus y la transmisión puede producirse cuando las personas se adentran en sus hábitat, el aumento actual de los casos de enfermedad por hantavirus en la República de Panamá puede estar relacionada con cambios en el número y distribución de las especies de roedores, y en la vigilancia y la capacidad de laboratorio en el ámbito provincial. Los factores ambientales y ecológicos que afectan a las poblaciones de roedores pueden tener efectos estacionales en las tendencias de la enfermedad.

Figura 1. Distribución de casos de FH y SPH por año (República de Panamá) 1999-2018 (a noviembre).

Fuente: Gráfico facilitado por el Ministerio de Salud de Panamá y reproducido por la OPS/OMS.

Figura 2. Distribución de los casos confirmados de enfermedad por hantavirus por semana epidemiológica, provincia de Los Santos (República de Panamá), enero a diciembre de 2018.

Fuente: Gráfico facilitado por el Ministerio de Salud de Panamá y reproducido por la OPS/OMS.

Figura 3. Distribución geográfica de los casos confirmados de enfermedad por hantavirus (República de Panamá), enero a noviembre de 2018.

Fuente: Gráfico facilitado por el Ministerio de Salud de Panamá y reproducido por la OPS/OMS.

Respuesta de salud pública

En estos momentos se están aplicando las siguientes medidas de salud pública, entre otras:

Investigación, seguimiento y manejo de casos.
Refuerzo de la vigilancia y búsqueda activa de casos.
Control de roedores y medidas de mitigación.
Mejora de la sensibilización y promoción de la salud en las zonas afectadas.
Evaluación del riesgo por la OMS

El síndrome pulmonar por hantavirus (SPH) es una enfermedad respiratoria vírica transmitidas por animales. El agente etiológico pertenece al géneroHantavirus, familia Bunyaviridae. Las infecciones se adquieren principalmente por inhalación de aerosoles o contacto con las excretas, orina o saliva de roedores infectados. Por lo general, los casos de infección por hantavirus en humanos ocurren en zonas rurales (bosques, campos, granjas, etc.), donde pueden encontrarse roedores huéspedes del virus. Las personas infectadas pueden experimentar cefaleas, mareos, escalofríos, fiebre y mialgias. También pueden tener síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarreas, seguidos por el inicio súbito de insuficiencia respiratoria e hipotensión. Los síntomas del SPH aparecen normalmente al cabo de entre dos y cuatro semanas tras la exposición inicial, aunque pueden manifestarse cuando ha transcurrido solo una semana o, por el contrario, hasta seis semanas después de la exposición. La tasa de letalidad puede llegar al 50%.

En las Américas, se han notificado casos de SPH en varios países. En enero de 2019, la República de Panamá acogerá la Jornada Mundial de la Juventud.4 Esta concentración multitudinaria tendrá lugar principalmente en la ciudad de Panamá, mientras que los eventos paralelos se celebrarán en otras provincias.5. Pese a que no hay constancia de que se haya producido previamente un aumento estacional de la enfermedad por hantavirus durante el mes de enero, el aumento en el número de casos se ha relacionado con actividades agrícolas y al aire libre en entornos rurales. Con todo, debería facilitarse a los participantes de la Jornada Mundial de la Juventud recomendaciones y orientaciones sobre la adopción de medidas de precaución para reducir el riesgo de infección. Para las próximas semanas se han previsto campañas de sensibilización sobre salud para el personal sanitario y el público general. Los organizadores y las autoridades de salud pública deberían colaborar con los sectores de los viajes y el turismo para situar materiales educativos y señalización adecuada en lugares y puntos de entrada estratégicos (por ejemplo, aeropuertos, estaciones de transporte público u oficinas de agencias de viajes). Deberían también considerarse otros medios de comunicación, como anuncios de servicio público en aviones, barcos y radios públicas.

Con arreglo a los actuales datos epidemiológicos y la respuesta de salud pública, la evaluación de riesgos efectuada por la OMS indica que no hay riesgos destacados de propagación internacional del SPH en relación con este evento.

Consejos de la OMS

La OPS/OMS recomienda que los Estados Miembros continúen sus esfuerzos por detectar, investigar, notificar y manejar los casos para la prevención y control de las infecciones causadas por hantavirus.

Debe prestarse una atención especial a los viajeros que regresan de las zonas afectadas, a los que se aconseja que informen de sus antecedentes de viaje, dado que la identificación temprana y la atención médica oportuna pueden mejorar los resultados clínicos.

La atención durante las etapas iniciales de la enfermedad debería incluir antipiréticos y analgésicos, según sean necesarios. En algunos casos, los pacientes deberían recibir antibióticos de amplio espectro mientras se confirma el agente etiológico. Dada la rápida progresión del SPH, la atención clínica debería centrarse en la vigilancia hemodinámica del paciente, tratamiento con líquidos y respiración asistida. Los casos graves deben transferirse de inmediato a las unidades de cuidados intensivos.

Las campañas de sensibilización sobre salud deberían tener por objeto incrementar la detección y el tratamiento oportuno de la enfermedad y prevenir su aparición reduciendo el contacto con los roedores. Las medidas preventivas deberían abarcar los peligros laborales y los derivados del ecoturismo. Pese a que la mayoría de las actividades turísticas conllevan pocos riesgos, o ninguno, de exposición de los viajeros a los roedores o sus excretas, quienes participen en actividades al aire libre, como acampadas o excursiones, deberían tomar precauciones para reducir la posible exposición a materiales potencialmente infecciosos.

La vigilancia del SPH debería estar integrada en un programa nacional integral de vigilancia y debe incluir componentes clínicos, de laboratorio y ambientales. La OMS recomienda que se aplique una gestión integrada del medio ambiente con el objetivo de reducir las poblaciones de roedores. Durante la Jornada Mundial de la Juventud, la vigilancia sindrómica puede alertar a las autoridades públicas del aumento de síntomas gripales y gastrointestinales entre los participantes en la concentración multitudinaria.

Teniendo en cuenta la información disponible sobre el brote actual de hantavirus en estos momentos, la OMS no recomienda la aplicación de restricciones al comercio con la República de Panamá ni a los viajes a ese país.

Referencias:

1 Fiebre por hantavirus (FH): Casos que presentan fiebre, mialgia, cefalea, síntomas gastrointestinales y debilidad. Esta categoría es importante para los efectos de la vigilancia epidemiológica ya que es un trazador de que un paciente ha tenido contacto en áreas donde hay exposición al virus. Fuente: Guía de Manejo de la Enfermedad por Hantavirus en Panamá, Instituto Conmemorativo Gorgas, Ministerio de Salud de Panamá.

2 Síndrome pulmonar por hantavirus (SPH): Casos que presentan síntomas cardiorrespiratorios clasificados como leves, moderados o severos. Fuente: Guía de Manejo de la Enfermedad por Hantavirus en Panamá, Instituto Conmemorativo Gorgas, Ministerio de Salud de Panamá.

3 Laboratorio nacional de referencia, Instituto Conmemorativo Gorgas, (http://www.gorgas.gob.pa/)

4 Jornada Mundial de la Juventud, Panamá 2019. (https://bit.ly/2KdmDxT)

5 Para los eventos de las últimas cinco Jornadas Mundiales de la Juventud (2016 en Cracovia (Polonia); 2013 en Río de Janeiro, (Brasil); 2011 en Madrid (España); 2008 en Sídney (Australia); y 2005 en Colonia (Alemania)), el número de asistentes osciló entre 500 000 en Australia (https://bit.ly/2rXptP1) y 3 700 000 en el Brasil (https://bit.ly/2EVxs77).

6https://www.romereports.com/2014/07/22/la-jmj-rio-2013-cumple-un-ano/

Artículo Original

Check Also

Enfermedad por el virus del Ebola — República Democrática del Congo

El brote de la enfermedad por el virus del Ebola (EVE) continúa con intensidad moderada. ...

Close

Salud se escribe con V está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache