Home / Salud / El nuevo superordenador de Japón Astrónomos simulamos las estrellas

El nuevo superordenador de Japón Astrónomos simulamos las estrellas

                                

                                
                                

ATERUI II en persona en el Centro de Astrofísica Computacional de NAOJ. El diseño de la carcasa de ATERUI II representa la interpretación contemporánea de un artista (Jun Kosaka) sobre el estilo de bloque japonés tradicional, que deletrea el apodo de la supercomputadora.
(Crédito: NAOJ)

Uno de los problemas de larga data de la astronomía es que no puedes sostener el sol. No puede saltar dentro de él o examinarlo bajo un microscopio. Tampoco pueden los astrónomos retroceder en el tiempo para presenciar el Big Bang o incluso salir de nuestra propia galaxia. Las observaciones por sí solas solo pueden llevar la ciencia de las estrellas hasta ahora.

En cambio, las preguntas astrofísicas más grandes de la actualidad se responden a través de simulaciones llevadas a cabo en superordenadores. Es por eso que el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) acaba de presentar ATERUI II, el superordenador más poderoso del mundo dedicado exclusivamente a la astronomía.

Especificaciones de supercomputadora

El superordenador Cray XC50, apodado NS-05 "ATERUI II", fue oficialmente llevado a la vida en junio. Esta nueva iteración de la supercomputadora ATERUI es tres veces más poderosa que su predecesora, lo que le otorga el rango # 83 en la lista de las 500 máquinas más alucinantes del mundo.

Con más de 40,000 núcleos de procesamiento total, ATERUI II puede realizar hasta 3 cuatrillones de operaciones por segundo (es decir, uno seguido de 15 ceros). Además de su rendimiento, tiene una friolera de 385 Terabytes (TB) de memoria (el término "memoria" aquí se refiere a la RAM, o memoria de acceso aleatorio). Para poner esto en perspectiva, los nuevos Macbook Pros tienen solo 6 núcleos y 32 Gigabytes (GB) de memoria como máximo. No olvide que hay 1,000 GB por cada TB.

Todos estos procesadores permiten a ATERUI II utilizar la computación paralela. En esencia, esto significa que las tareas y los cálculos se pueden dividir entre los núcleos. Los supercomputadores descomponen un problema en muchas piezas diferentes y delegan esas piezas en diferentes núcleos, que funcionan simultáneamente para permitir una mayor velocidad de cálculo. Entonces, en lugar de hacer una cosa a la vez, ATERUI II es uno de los mejores multitarea del mundo.

Simulando las estrellas

Los astrónomos hacen muchas preguntas que son tan grandes, necesitan ATERUI II para ayudarlos a encontrar respuestas. Se estima que 150 astrónomos usarán la supercomputadora japonesa este año, y no tienen que viajar a la tierra natal de ATERUI II para hacerlo.

Esta máquina de vanguardia permitirá a los usuarios crear simulaciones que antes eran imposibles para los predecesores de ATERUI II. Por ejemplo, las computadoras anteriores que intentaban modelar la Vía Láctea tenían que agrupar estrellas para calcular sus interacciones gravitacionales. Después de todo, hay más de 100 mil millones de estrellas en nuestra galaxia sola. Sin embargo, ATERUI II no necesita agrupar nada: puede calcular la interacción gravitacional mutua entre todas las estrellas de la Vía Láctea de forma individual, permitiendo las simulaciones más detalladas de nuestra galaxia aún.

ATERUI II no se detendrá allí. Los investigadores ya han podido hacer modelos de la estructura a gran escala del universo e incluso de la formación del sistema estelar binario. Los proyectos futuros pueden ayudarnos a comprender lo que sucedió antes de la época de la recombinación, cuando el universo se volvió transparente a la luz o vislumbró interiores estelares.

Este dominio de las simulaciones astrofísicas funciona en unión con la astronomía observacional. Los científicos a menudo usan modelos en un intento de recrear lo que muestran las observaciones. Considere este ejemplo simplificado: diga que los investigadores modelan cómo están interactuando dos estrellas binarias. Ese modelo puede producir una curva de luz (cómo cambia la luz del sistema a lo largo del tiempo) u otros datos que los científicos pueden comparar con las observaciones. Si las observaciones de la curva de luz coinciden con las producidas por el modelo, los investigadores pueden decir que tienen una buena idea de lo que está sucediendo en ese sistema estelar.

ATERUI II tomará este concepto de cómo los modelos y las observaciones trabajan juntos y lo extienden a las escalas más grandes. Incluso si un modelo no produce lo que se ha observado, no se pierde toda esperanza. Quizás el modelo sea incorrecto o las observaciones requieran una interpretación diferente. Ambos escenarios brindan una oportunidad para nuevos descubrimientos.

Con todo el poder computacional de ATERUI II al alcance de su mano, los astrofísicos podrán responder algunas de las preguntas de larga data del campo. Los investigadores aún no podrán sostener una estrella en sus manos, pero es lo más cerca que pueden tener de ella.

Esta historia apareció originalmente en Astronomy.com.

                                
                                
                                

                                

Artículo Original

Check Also

 Gastroenterología – Salvar su estómago

Los problemas estomacales pueden ser molestos y vergonzosos. Si ha sufrido malestar estomacal frecuente en ...

Close

Salud se escribe con V está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache